miércoles, 1 de diciembre de 2010

Tríptico de Trinidad, de Carlos Gardini, ***

“Mi tríptico será imperfecto pero ameno”. Con estas palabras, el esclavo Aguanieve se dispone a narrar su crónica de Trinidad, la ciudad que lo ha subyugado y mutilado.
Un potente y misterioso veneno consume a la Ducásima, la maga y visionaria que vela por las leyes y el alma de Trinidad. El intento de resolver el enigma y conjurar la amenaza anuda a monjes, funcionarios, reclusos, carroñeros, guerreros, místicos y navegantes en una intrincada trama. El populoso claroscuro de Trinidad desfila ante los ojos deformes de Aguanieve: la Pampa del Desamparo, el universo carcelario de la Gema del Olvido, los acordes de la triple ópera, el sórdido Barrio de la Bazofia, el Chajá y su ejército de huesos, la eterna y monótona lucha que libran ángeles y demonios en torno al Eje del Mundo.
Con suma maestría, Carlos Gardini plasma en Tríptico de Trinidad un increíble universo de abigarrada imaginería, un mundo sometido a leyes excéntricas donde sin embargo las constantes humanas permanecen inalterables.

 http://www.bibliopolis.org/

Tríptico de Trinidad seguramente sea uno de los libros más difíciles de reseñar con los que me he topado. Es un libro tremendamente original, con una estructura y una trama que juega constantemente con el tres en forma y estilo. Es un cuento dentro de otro cuento que está formado por otros cuentos. La premisa es sencilla: la emperatriz ha sido envenenada, y sus consejeros han de encontrar al culpable y restablecer la saludad de la emperatriz, ya que de su vida depende el equilibrio del mundo. Hasta ahí, podríamos estar hablando de “La Historia Interminable”, nada original. Pero si resulta que la Emperatriz ha sido envenenada por una canción y que sus tren consejeros han de enfrentarse a sus propios conflictos internos para resolver el enigma, nos encontramos con una historia realmente interesante.
El mundo en el que transcurre la acción está lleno de magia y parece sólidamente construido. Digo parece, porque sólo el estilo narrativo de Gardini nos convence de que visitamos ciudades antiquísimas, ya que muy poco se nos deja ver de sus gentes y sus calles. Simplemente, el autor nos dice algo y nosotros nos lo creemos, y hay que decir a favor del autor que al lector no le costará nada dar su voto de confianza. El lector pasará por el aro y se dejará llevar, de cuento en cuento, por ciudades presidio, barcos perdidos en el océano que hacen la función de institución psiquiátrica, bajos fondos, mundos dentro de otros mundos y finalmente, el cielo. Todo aderezado por distintas fábulas que tendrán su papel dentro de la trama, con la participación de los personajes y con la del lector mismo.
La apuesta de Gardini es interesante y arriesga. Y en principio, todo le sale bien. Y digo en principio porque según nos acercamos al final, Gardini hace uso de un estilo psicodélico que nada tiene que ver con el resto del libro, que entorpece seriamente la comprensión de ciertos pasajes y que nada aporta a la trama más que el engorro de unos excesos estilísticos torpes. La cosa quedaría ahí si el final no fuera tan decepcionante como previsible. La gran amenaza que se cierne sobre el reino no es más que humo. Nada que no se solucione en un par de páginas o lo que es lo mismo, en “dos patadas”. El destino de los protagonistas se ve venir, aunque el lector albergue la esperanza de encontrarse con un giro de acontecimientos que nunca llega y que hace de la lectura de los últimos capítulos un farragoso tedio.
Para terminar, tengo que advertir a quien lea esta reseña, que todas las críticas que he leído sobre este mismo libro dicen maravillas de él y se de su autor. Lastimas que yo no he sido capaz de encontrarlas.

3 comentarios:

Loren dijo...

Lástima por el final, es uno de los libros que tengo apuntados para una futura lectura porque me llamaba la atención precisamente por todo eso mismo que comentas, que me parece muy interesante.

Intentaré darle de igual forma una oportunidad algún día.

Un saludo.

Earendilion dijo...

Evidentemente es un libro difícil, y no a todo el mundo tiene que gustarle por igual. A mí, personalmente me encantó, pero porque hay determinados aspectos del libro que hacen que me apasione, pero entiendo perfectamente, que no llegue (y llene) a todo el mundo.

Chemari-Wan dijo...

Gracias chicos, por la visita.

La verdad es que este libro m eparece una obra original, arriesgada y llena de belleza. Y tal vez debería darle una puntuación mayor. Pero tengo que ser sincero, y a mí, el cambio de ritmo y de tono de sus últimos capítulos me desarmó. Me dejó "con el culo torcido" como dice Joaquín Reyes.

Y es una pena, porque como le pasa a Loren, había oído hablar mucho y muy bien del libro, y lo compré con muchas, muchas ganas. Y al principio me enganchó. Y me gustaba su estructura poco común y reconocía las bondades que sobre él había podido leer en otras reseñas. Pero, y vuelvo a citar a Joaquín Reyes, "al principio bien, pero luego mal".

En cualquier caso, lo primero es decir que es una opinión estrictamente PERSONAL, y que no es ni mucho menos un mal libro. No trato de ser imparcial, ya que este es un blog de opiniones, de reseñas, y se basan exclusivamente en mis gustos y mis sensaciones con un título. Pero trato de ser justo, conmigo, con el libro, y con un posible e hipotético lector que va a gastarse unos buenos euros en la compra.

En cualquier caso, lo que más me gusta y más me fascina, es que gracias a ciertos blogs (como los vuestros sin ir más lejos), uno puede hacer buena idea sobre muchos títulos, ya que las reseñas son tanto a favor como en contra, y están muy bien argumentadas. Y son sinceras, que es algo fundamental.

De nuevo, gracias pro la visita chicos. Nos vemos en las letras.

¡Un abrazo!

Quizás también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...