sábado, 19 de marzo de 2011

Las Graves Planicies, de Antonio Santos ****


Álex, atleta, narcisista, incansable seductor, aspirante a estrella y frecuentador de la alta sociedad despierta un día en Marsoon, un extraño planeta donde conviven el peligro y lo extraordinario.
Acosado por los feroces nativos, consigue escapar gracias a Max, un avinagrado misántropo. Gracias a él descubre que Marsoon es un cementerio de viejas glorias de la ficción, un planeta dónde recalan cuando decae su reputación.
Pero estos personajes, ficticios para Alex, son personas reales en sus fantasías de procedencia, y llevan años intentando comprender por qué son abandonados en Marsoon, y cómo escapar del planeta.
 Aviso para lectores intrépidos: comenzar a leer este libro con otra mentalidad que no sea la de disfrutar, sin complejos, de un homenaje sincero a los clásicos de la literatura pulp será una fuente constante de sufrimiento para el lector. Todo aquel que atesore estos mismo clásicos en corazón y no disfrute con una revisión llena de guiños y de humor, también sufrirá de constantes ataques de frustración. Y es que Antonio Santos ha cogido todos los ingredientes de aquellas novelas y los ha mezclado, sin ningún tipo de rubor en un libro (primero de una saga) divertido y sin complejos. Como si de un Tarantino de la “space-opera” se tratara, Santos ha escrito uno de esos “pastiches” (en su significado más cariñosos y menos peyorativo) que de una manera descarada, es un reflejo de aquel “Una Princesa de Marte” en la que Edgar Rice Burroughs nos presentaba a su famoso John Carter. Las Graves Planicies es un descarado reflejo de aquel libro, en la que nuestro protagonista, un vividor de esos que podría habitar perfectamente en los platós televisivos de la prensa rosa de hoy en día, se ve misteriosamente transportado a “Marsoon”. Ya sólo el nombre del planeta nos dice por dónde van a ir los tiros. Y en verdad que la trama del libro, y con esto no destripo ningún tipo de sorpresa para nadie, sigue de manera muy paralela a las andanzas de nuestro querido John Carter. Pero Santos no se detiene ahí, y en una inteligente jugada, llena su “Marsoon” de personajes muy reconocibles, que evidentemente son quienes parecen ser (con los cambios justos para evitar infringir cualquier tipo de derecho de autor). El resultado de esta sombrosa mezcla de personajes, conceptos y paisajes reconocibles es una novela entretenida, que se lee de un tirón, que hace sonreír al lector y que comparta el cariño que Santos (se nota con creces) tiene a estos personajes.
Por su parte, los personajes creados para Las Graves Planicies, en concreto el protagonista, distan mucho de ser personajes planos, y en este sentido el contraste con los personajes en los que se basa en es en algunos casos extremo. La simplicidad y la rigidez de aquellas grandes y fantásticas historias se ve desbordad por la profundidad de estas recreaciones, especialmente, insisto, en el caso de Álex. Su personalidad está muy bien definida durante todo el libro mediante un sistema de narración que contrapone la narración en primer persona del fantástico viaje y de reflexiones personales intercalada por todo el texto. Esta dualidad tiene su explicación al final del libro, y supondrá un puto de inflexión que agradará y sorprenderá al lector, a la vez que abre las puertas a la continuación de esta saga, “Historias de la Frontera”.
Las Graves Planicies es un libro divertido, ameno, lleno de talles, y referencias que jugarán con el lector. Su lectura es recomendable para todo aquel que quiera recordar viejas lecturas o simplemente, desengrasar de títulos más “serios”. Grupo Ajec vuelve a apostar por un libro diferente, y en este momento en el que pasa por dificultades, es de agradecer (con la lectura de sus libros) que tomen estos riesgo y que ofrezcan títulos de gran calidad y de interés, en diferentes géneros y para diferentes tipos de lectores. Las Graves Planicies es un gran ejemplo del buen hacer, no sólo de su autor, si no también de su editorial.

6 comentarios:

MIGUEL ANGEL dijo...

Espero que AJEC pase el bache actual y pueda seguir ofreciendo buenos libros como este.

Genial reseña.

Un abrazote
Miguel Ángel

Loren dijo...

A ver si algún día lo leo, por lo visto las expectativas se cumplen con creces. Desde que vi la excelente portada me llamó la atención, más si es una space opera como esta.

Un saludo.

Chemari-Wan dijo...

La expectativas son son exactamente correspondidas con lo que el libro encierra. La promesa es una "space-opera" y lo que uno termina leyendo es una divertida sátira de las novelas pulp, con un homenaje detrás de otro y salipicada de acción.

Divertida, curiosa y original.

Gracias alos dos por la visita.

antonio santos dijo...

eseo expresar mi gratitud por tan prolija, justa y acertada reseña, a su autor. Me complace haber construido una fábula a la que se le pueden destacar tantos valores.
Igualmente, os invito a visitar mi blog:
http://unahistoriadelafrontera.blogspot.com/
donde podréis encontrar cuanto información preciséis.
De nuevo, ¡gracias!

Chemari-Wan dijo...

Gracias por tu visita, Antonio. Es una título estupendo, y queremos más. Yo quiero más.

En unos días LAS GRAVES PLANICIES formará parte de la selección de BAZINGA! – CINEMANÍA.ES de los mejores títulos de ciencia ficción de la temporada.

Un fuerte abrazo.

antonio santos dijo...

Estimado amigo:

Es una magnífica noticia. Y una importante recomendación que espero también ayude a AJEC a salir del bache. La necesitamos para que podamos llegar a bordo del fabuloso curraj Rendevouz, capitaneado por Doc Sav.

Quizás también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...